BREVE RESUMEN DE MI EXPERIENCIA POR ESPAÑA CON LAS RELIQUIAS DE SANTA BERNADETTE

Todo empezó los primeros días de mayo cuando me llamó Joan para tomar un café y comentarme lo que estaban organizando las Hospitalidades y proponerme que fuera el chófer. Me pareció una buena iniciativa, por lo cual le dije que contara conmigo.

Luego, el 31 de agosto salimos de Barcelona a Lourdes y el día 1 de septiembre partimos a nuestro primer destino: Vitoria, con los respectivos nervios que conlleva. Mi sorpresa fue tal al ver el recibimiento de los feligreses y de los respectivos hospitalarios, nunca me imaginé la magnitud de la devoción hacia la Virgen de Lourdes y a Santa Bernadette; cuando me lo comentó Joan, pensé que era algo más íntimo, para venerarla dentro de cada Hospitalidad.

Así continué al siguiente destino, Bilbao y corroboré lo que vi en Vitoria: una gran presencia de feligreses fuera de la Hospitalidad. Pasados los días correspondientes a Bilbao continuamos con Santander, León, donde tuve la oportunidad de asistir a la primera procesión de las Antorchas donde me llamó mucho la atención la cantidad de personas asistentes. Fue muy bonita con sus pros y sus contras, pero estuvimos de inicio a fin en lo que fue nuestra primera procesión.

Así mismo continuamos por Oviedo, Lugo, Santiago y Vigo, donde hicimos la primera visita a las monjas de Clausura. Seguimos a A Coruña, donde Lestedo logró cautivarme pues su pueblo entero se volcó con la presencia de las Reliquias. 

Recuerdo, cuando estábamos en Astorga, Palencia, a una chica que lloraba mientras insistía en llevar las Reliquias como promesa por su padre enfermo. A pesar de tener ya la Hospitalidad sus portadores asignados, se hizo una excepción al final de la procesión y se le permitió llevarla desde la puerta al altar, fue muy emotivo.

Y seguimos en ruta hasta Sevilla donde tuvimos el percance de la furgoneta, la cual tuvimos que cambiar en Cádiz. Luego en Jaén, tuvo lugar uno de los momentos más significativos para mí: me emocioné mucho con una señora mayor que, llorando, me pidió que le dejara tocar a la Virgen de Lourdes ya que la incontable gente allí presente le impedía llegar hacia ella. La ayudé a subir mientras me decía entre lágrimas que no podía ir a Lourdes por su enfermedad y su situación económica. Otra señora, con una bebé de meses, se quedó hasta el final para conseguir que su niña tocara la Virgen, me contó que había nacido enferma. Como padre que soy no pude evitar que me impactara.

Asimismo, en Tarragona hubo una chica que no podía detener su llanto por un familiar enfermo. Le pidió a mi compañero, junto con él, levantarla para colocarla en el anda, y a pesar de su contextura muy delgada se lo permitimos para que cumpliera así con su ofrenda.

Luego, al llegar a Terrassa a la Catedral, entre la multitud se me acercó una señora de Francia a preguntarme qué pasaba, le expliqué y ella lo tomó como un milagro, pues me dijo que, siendo de Francia nunca había ido a Lourdes. Había ido primero a visitar a la Virgen de Monserrat y tenía pensado visitar después a la Virgen de Lourdes, y al caminar por Terrassa se encontró con ella y me pidió conmovida que por favor le hiciera una foto con las Reliquias.

Y así sucesivamente, de destino en destino, con más o menos feligreses, pero en general la aceptación y el recibimiento de parte de todas las Hospitalidades fue muy buena, destacando la atención de algunos presidentes que fue inmejorable.

A nivel personal, tengo que reconocer que me ayudó mucho porque había pasado por varias operaciones en un ojo que derivaron en principios de depresión y en las visitas al psicólogo que este tipo de intervenciones requieren. Ver tal número de personas con enfermedades graves e irreversibles, me di cuenta de que lo mío es poco en comparación.

Quiero terminar este pequeño relato de mi experiencia con las Reliquias Santa Bernadette agradeciendo a todas las personas que me recibieron en sus respectivas ciudades y Hospitalidades y haciendo hincapié a sus presidentes por la labor que realizan a diario. Quedo muy contento de haber conocido a tanta gente amable, servicial y preocupada por el prójimo.

Sin más les deseo a todos una buena entrada de año, y que Dios y la Virgen los ayude para que sigan como hasta ahora con su misión de ayudar y facilitar el acercamiento de la Virgen de Lourdes y las Reliquias al pueblo español.

De mi parte les quedo eternamente agradecido.

Toño Vera.

8 comentarios en “BREVE RESUMEN DE MI EXPERIENCIA POR ESPAÑA CON LAS RELIQUIAS DE SANTA BERNADETTE”

  1. Emilio Del Río

    Desde Coruña, quiero agradecerte la comprensión y atenciones recibidas durante estos días de estancia de las reliquias entre nosotros, con ellas y tú compañía estuvimos en Coruña, Santiago, Lestedo terminando nuestro acompañamiento en Pontevedra donde comenzabais al otro día el recorrido hacia Vigo. Ha sido un sentimiento no explicable poder estar esos dos días en compañía de las reliquias de Santa Bernardita, desde Coruña una vez mas, muchas gracias por todo vuestro trabajo.

  2. Gracias Toño porque en ti hemos estado representados en acompañar las reliquias de Santa Bernadette que ella y la Virgen de Lourdes guíen tus pasos en la vida. Gracias

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.